ASTRONAÚTICA (Inicio)

Proyecto Mercury
Programa Géminis
Programa Apolo
Enterprise
Columbia
Challenger
Atlantis
   Atlantis I
   Atlantis II
   Atlantis III
   Atlantis IV
   Atlantis V
   Atlantis VI
   Atlantis VII
   Atlantis VIII
   Atlantis IX
   Atlantis X
   Atlantis XI
   Atlantis XII
   Atlantis XIII
   Atlantis XIV
   Atlantis XV
   Atlantis XVI
   Atlantis XVII
   Atlantis XVIII
   Atlantis XIX
   Atlantis XX
   Atlantis XXI
   Atlantis XXII
   Atlantis XXIII
   Atlantis XXIV
   Atlantis XXV
   Atlantis XXVI
   Atlantis XXVII
   Atlantis XXVIII
   Atlantis XXIX
   Atlantis XXX
   Atlantis XXI
   Atlantis XXII
Discovery
Endeavour
Estación Espacial Mir
Estación Espacial ISS
Programa Ariane
Tecnología STS
¿Donde está la ISS?
Viaje a Marte
Motores Iónicos

 

@José Miguel Esteban

PROGRAMA SHUTTLE ATLANTIS (23) STS-98


Tripulantes: Kenneth D. Cockrell (4) - Mark L. Polansky (1)- Marsha S. Ivins (5) - Robert L. Curbeam (2) - Thomas D. Jones (4)

Duración de la misión: 07 al 20 de Febrero de 2001

 

 

Objetivos de la Misión: Instalación del laboratorio norteamericano Destiny en la Estación Alfa.

Sábado, 13 de Enero.
El laboratorio Destiny, el primer módulo realmente científico que recibirá la Estación Alfa, un cilindro de 8,50 metros por 4,30 que costó casi 1.400 millones de dólares y que a partir de su incorporación a la ISS será, además de laboratorio, el módulo principal de comando y control de la estación. Se irá completando el equipamiento científico a lo largo de los próximos años.
En 2001, la NASA ya espera realizar allí hasta 30 experimentos.
El laboratorio Destiny, fue cuidadosamente instalado en la bodega del Atlantis, pero los portones dobles no pudieron ser cerrados anteayer, como estaba previsto, porque la distancia entre el tope de éstos y la carga era de escasos 2,5 centímetros, insuficientes para resguardar el delicado equipo de las vibraciones del lanzamiento.
Los astronautas completaron la fase final de su entrenamiento, el laboratorio Destiny ya está en la bodega del transbordador y todo marcha en orden para que el martes próximo arranque la cuenta regresiva para la misión que llevará el primer habitáculo científico a la Estación Espacial Internacional (ISS).
Los cinco astronautas concluyeron esta semana su alistamiento con un simulacro de cuenta regresiva abortada, seguida por un escape de emergencia desde la torre en canastas que depositan a los tripulantes junto a bunkers especialmente preparados para soportar un gran estallido en la plataforma.

Martes, 16 de Enero
Marcha atrás: el Atlantis vuelve al hangar para ser inspeccionado otra vez Lo decidieron anoche, horas antes de empezar la cuenta regresiva, a raíz de nuevas dudas sobre la seguridad en toda la flota. El jueves desmontarán el laboratorio Destiny y el transbordador volverá al hangar al día siguiente. No despegará antes del 6 de febrero.

A última hora de anoche la NASA decidió dar marcha atrás con los preparativos para la partida y regresar el Atlantis al hangar para someterlo a una profunda revisión de un crítico circuito eléctrico. Ron Dittermore, responsable de la flota de transbordadores, tomó la decisión escasamente nueve horas antes del momento en que debía comenzar la cuenta regresiva para el anunciado lanzamiento del viernes próximo día 19.
El motivo de la demora, esta vez, fue el nuevo hallazgo de cables defectuosos en los detonadores de los bulones explosivos que, a los dos minutos del despegue, deben separar del tanque externo a los impulsores de combustible sólido (boosters). Estos cables sospechosos estaban ahora en el parque de material del Centro Espacial Kennedy y fueron descubiertos a raíz de inspecciones especiales ordenadas después de que en el último lanzamiento del año pasado falló el detonador primario de uno de esos bulones y no hubo inconvenientes debido a que actuó el de repuesto.
Si hubieran fallado ambos detonadores, la misión del Endeavour habría terminado en desastre.

Viernes, 26 de Enero.
Con su cableado en buen estado, el Atlantis regresó a la plataforma 39-A. El transbordador Atlantis fue llevado por segunda vez esta mañana a la plataforma 39-A y comenzaron los aprestos para lanzarlo el miércoles 7 de febrero, con el laboratorio norteamericano Destiny, hacia la Estación Espacial Internacional.

Durante la última semana, los técnicos del Centro Espacial John Kennedy sometieron a rigurosas inspecciones un crítico cableado pero no encontraron los deterioros que sospechaban.
El hallazgo de conductores defectuosos en los estantes de almacenamiento de material del centro de lanzamientos motivó la semana pasada que el Atlantis fuera regresado de la rampa al hangar de ensamblaje. Esos cables llevan la orden de detonar a los bulones explosivos que, a los dos minutos del despegue, deben separar del tanque externo a los impulsores de combustible sólido (boosters).
Arrastrado por un remolque lento que cubrió los cinco kilómetros entre el hangar y la plataforma en seis horas, el Atlantis quedó firmemente asentado poco después del mediodía e inmediatamente comenzó su procesamiento con vistas a la partida. La demora en los aprestos forzó a los responsables de la flota de transbordadores a desplazar las fechas de las sucesivas misiones.

Viernes, 2 de Febrero
Presurizan los combustibles hipergólicos de alta potencia cargados en el Atlantis y empiezan a cerrar los compartimientos de la popa del transbordador.

Martes, 6 de Febrero
Las primeras 24 horas de la cuenta regresiva para el lanzamiento del Atlantis se deslizaron sin tropiezos y los preparativos finales entran hoy en su fase más crítica.

Miércoles, 7 de Febrero
Atlantis: los preparativos entraron plácidamente en sus últimas horas. Con cuatro astronautas veteranos y un novato, el transbordador el despege tuvo lugar a las 23:16 GMT (00:16 hora española), con cinco minutos de retraso para comprobaciones de último momento sobre la potencia de los tres cohetes propulsores de la nave y con buenas condiciones meteorológicas, perseguirá a la ISS durante dos días para acoplársele el viernes. En tres caminatas espaciales dejarán instalado el primer laboratorio que funcionará en la plataforma orbital.

Jueves, 8 de Febrero. Día 1
El Atlantis sigue con gran sijilo las huellas de la Estación Alfa. Lanzado en una resuelta persecución por el espacio, el Atlantis acortaba esta madrugada distancias con la Estación Alfa para acoplársele mañana y el sábado instalarle el laboratorio Destiny.
El trabajo científico no comenzará inmediatamente en el Destiny. Los 13 módulos científicos que alojará cada uno del tamaño de una nevera supondrían un peso excesivo en el lanzamiento del nuevo laboratorio y se enviarán e instalarán en el futuro. Por ahora, el espacio añadido a la estación que supone el nuevo módulo s e utilizará como almacén. Además, los sistemas de vuelo a bordo del Destiny permitirán apuntar los paneles solares de la estación hacia el Sol sin utilizar los propulsores, lo que va a suponer un ahorro importante de combustible. Para Shepherd, Guidzenko y Krikaliov, la del Atlantis será la segunda visita que han recibido desde que llegaron a la ISS el pasado 2 de noviembre.

Viernes, 9 de Febrero Día 2
A las 15:43 GMT, el comandante, Ken Cockrell, conduciendo al Atlantis en la posición de un avión en vuelo, se detuvo a 180 metros por debajo de la plataforma orbital y lo hizo girar horizontalmente 180 grados para situar la cola en dirección opuesta a la estación. Avanzó luego muy lentamente y a las 16:51 GMT se unió al puerto inferior del módulo Unity.
Una vez comprobado que la unión es firme y no hay pérdidas de presión, los astronautas del transbordador abrirán las escotillas con la Estación Alfa y se abrazarán con sus compañeros de la Expedición 1, que habitan la ISS desde noviembre.

El Atlantis y la ISS están acoplados.
Con un minuto de retraso tras una alocada cacería de 40 horas por el espacio, el Atlantis se acopló esta tarde a la Estación Espacial Alfa y así permanecerá durante los próximos siete días.
El comandante, Ken Cockrell, guió al transbordador hacia la ISS con la delicadeza de dos copas en un brindis y a las (16:51 GMT) el anillo de unión del Atlantis se embutió en el puerto de atraque inferior del módulo Unity.
"Allá vamos", le anunció Cockrell a su par Bill Shepherd, comandante de la Estación Alfa, cuando encaró el tramo final de la aproximación desde nueve metros de distancia.
Unos 10 minutos más tarde, cuando el instrumental de a bordo le indicó que la posición de las escotillas estaba dentro de los límites aceptables y los aros externos de ambas se tocaron, exclamó: "Houston, contacto y captura".

Sábado, 10 de Febrero Día 3.
El Destiny ya es parte de la ISS.
Cumpliendo escrupulosamente el programa menos en lo que respecta a horarios, Marsha Ivins elevó al Destiny en la bodega de carga del transbordador, le dio un medio giro sobre su eje mayor para acomodarlo en la posición correcta y lo insertó en la boca del módulo de conexiones Unity más alejada de la estación a las (18:57 GMT), con casi 45 minutos de atraso.
En la crucial maniobra la ayudaron con indicaciones verbales sus compañeros Bob Curbeam y Tom Jones, que se demoraron poco más de media hora en iniciar la primera de las tres caminatas espaciales previstas para la misión.

Domingo, 11 de Febrero Día 4.
El laboratorio Destiny está en servicio.
El jefe de la Expedición 1, Bill Shepherd, y el comandante del Atlantis, Ken Cockrell, abrieron esta mañana la escotilla que comunica a la Estación Alfa con el recién agregado laboratorio Destiny. "Houston, Atlantis transmitiendo desde el Destiny", fueron las primeras palabras del jefe del equipo visitante a las (14:40 GMT), una vez que las dos compuertas quedaron abiertas y ambos ingresaron juntos en el nuevo segmento. "Copiado. Es un gran momento aquí", replicó el astronauta italiano Mario Runco a cargo de las comunicaciones con la misión.

Lunes, 12 de Febrero Día 5.
Cumplido exitosamente el objetivo primario de la misión, que era agregar el laboratorio Destiny a la Estación Alfa y activarlo, los astronautas del Atlantis encaran más relajados un día intenso presidido por la segunda caminata espacial de seis horas y media.

Martes, 13 de Febrero Día 6.
Día casi libre después de un duro trabajo.
Los caminantes espaciales Tom Jones y Bob Curbeam fueron ayer las estrellas de la misión al agotar rápidamente todas las tareas previstas para la segunda salida, adelantar otras programadas para la excursión de mañana y hasta tomarse tiempo para posar ante las cámaras. La tripulación completa tendrá hoy un bien ganado día de descanso casi completo mientras Jones y Curbeam recuperan fuerzas.

Miércoles, 14 de Febrero Día 7.
El control de la ISS cambia de manos.
La responsabilidad por la operación de la Estación Espacial Internacional (ISS) empezó a pasar anoche de manos rusas a norteamericanas una vez que la NASA quedó conforme con el funcionamiento de los giroscopios eléctricos del laboratorio Destiny, que reemplazarán a los impulsores de combustible para gobernar la posición de la estación. Houston, no obstante, deberá esperar que próximas misiones lleven equipo faltante antes de relevar a Moscú en el control. Hoy, en la tercera y última caminata, Bob Curbeam y Tom Jones instalarán una antena de repuesto, conectarán cableado y simularán un accidente para probar los chalecos salvavidas con cohetes.

Jueves, 15 de Febrero Día 8.
Emergencia simulada fuera del Atlantis.
Los astronautas Bob Curbeam y Tom Jones cerraron ayer la tercera y última de las caminatas previstas para esta misión con un simulacro de emergencia grave fuera de la nave. Provistos de un chaleco salvavidas llamado SAFER (Simplified Aid for Extravehicular Activity Rescue, o Ayuda Simplificada para Rescate en Actividad Extravehicular), los experimentados caminantes espaciales fingieron, primero, perder contacto físico con la nave para regresar a lugar seguro impulsados por los cohetes del chaleco.

Viernes, 16 de Febrero Día 9.
Llegó la hora de despedirse y partir.
Después de despedirse calurosamente de los tripulantes de la Estación Alfa, los astronautas del Atlantis cerraron la escotilla entre ambas naves y a las (14:06 GMT) el piloto, Mark Polansky, abrió los cerrojos del puerto de atraque que las mantenían acopladas. Un resorte dio el primer empujón al transbordador, que comenzó a apartarse a tres centímetros por segundo. Después, usando los impulsores con precaución, Polansky lo fue alejando en línea recta hacia la Tierra, describió un medio giro alrededor de la ISS y se alejó definitivamente. En siete días de vuelo conjunto el Atlantis agregó a la ISS el laboratorio Destiny.

Sábado, 17 de Febrero Día 10.
El Atlantis se apresta a regresar mañana.
En los primeros minutos de hoy el Atlantis se había alejado 152 kilómetros de la Estación Alfa y aumentaba distancias mientras los astronautas iniciaban los preparativos para regresar mañana a casa.

Luego de haberle agregado al complejo orbital el laboratorio Destiny en una semana de vuelo unidos, el transbordador se desacopló poco antes del mediodía de ayer, dio media vuelta a su alrededor en reversa y comenzó a distanciarse definitivamente. Mañana comenzarán a frenar para reingresar a las (16:45 GMT) y aterrizarán en la Florida 65 minutos después.

Domingo, 18 de Febrero Día 11.
Ráfagas intensas cruzadas a la pista superaron los límites de seguridad permitidos y frustraron esta tarde el regreso del Atlantis. Los astronautas pasarán un día más en órbita y lo intentarán otra vez mañana, con dos posibilidades de tocar tierra, a las (18:26 GMT), y (20:02 GMT).

Lunes, 19 de Febrero Día 12.
Los fuertes vientos cruzados a la pista, a los que se sumó cielo cubierto y lluvias dentro de una zona de seguridad de 54 kilómetros, frustraron hoy por segundo día consecutivo el descenso del transbordador. Si mañana persisten las condiciones adversas el Atlantis podría ser desviado a California.
CABO CAñAVERAL, EEUU. Fuertes vientos han obligado a la dirección espacial estadounidense a retrasar el aterrizaje del transbordador Atlantis. Los cinco astronautas a bordo del Atlantis, que regresan de cumplir una misión con éxito a la Estación Espacial Internacional (EEI), estaban listos para iniciar el domingo el descenso hacia La Tierra, pero las condiciones climatológicas en la zona del estado de Florida donde está situado el Centro Espacial Kennedy impidieron el aterrizaje al menos por las próximas 24 horas.
La Administración de Aeronáutica y Espacio de Estados Unidos (NASA) intentó en dos ocasiones el aterrizaje del transbordador en Florida, pero vientos cruzados de 15 a 19 nudos sobre la pista de aterrizaje de siete kilómetros de largo que utilizan los transbordadores fueron considerados peligrosos para la maniobra. El Centro de Control de Misiones, con sede en Houston, en el estado de Texas, ordenó entonces a los astronautas que se mantuvieran en órbita un día más.
La tripulación del Atlantis, cuya misión estaba prevista inicialmente para que durara 11 días, transportó e instaló en la EEI el módulo de laboratorio Destiny, y llevaron a cabo tres caminatas espaciales, incluida la número cien de los astronautas estadounidenses.
Las probabilidades de poder aterrizar en Florida son mucho mayores el lunes, ya que el pronóstico meteorológico es considerablemente mejor, aunque el viento podría seguir siendo aún un problema. Los transbordadores --a diferencia de los aviones-- sólo cuentan con una oportunidad de aterrizar y una vez emprendido el descenso no pueden elevarse y dar la vuelta para realizar un nuevo intento.

La primera oportunidad de aterrizaje el lunes sería a las 18:26 GMT y la segunda a las 20:02 GMT.
La NASA también podría usar la pista alterna de aterrizaje que tiene en la base aérea Edwards, en California, pero el pronóstico del tiempo tampoco es bueno en la zona.
Si el Atlantis aterriza en California tiene que ser trasladado en el "lomo" de un avión Boeing 747 modificado hasta el Centro Espacial Kennedy, en Florida, ya que los transbordadores no pueden despegar como un avión para hacer el viaje por si solos.
La dirección espacial estadounidense explicó que la tripulación del Atlantis tiene suficiente aire, agua y combustible para poder permanecer dos o tres días más en el espacio, si es necesario.

Martes, 20 de Febrero Día 13
Un impecable aterrizaje en las arenas de Mojave, de las que salieron todos los astronautas de hierro de los años 60 y 70, puso dramático fin esta tarde a una ya muy prolongada misión del Atlantis. Arrinconada por dos días de demora debido a fuertes vientos en la Florida y con sólo 24 horas más de tolerancia técnica del transbordador en órbita, la NASA se vio obligada a desviar al Atlantis a la Base Edwards de la Fuerza Aérea después de que nubes cerradas frustraron las dos primeras posibilidades del día en Cabo Cañaveral.
De no haberlo hecho se habría expuesto a que mañana los tres aeropuertos posibles estuvieran cerrados y enfrentar así una emergencia única en su historia.
La pista que vio nacer y morir archisecretas armas aéreas norteamericanas de la Segunda Guerra Mundial y de la Guerra Fría, fue barrida por el Atlantis al posarse a las 20:33:05 GMT, sólo cinco segundos después de lo previsto.
El aterrizaje se realizó ayer sin problemas a las 21.33 h. en la pista de Edwards (California) después de que la NASA tuviera que aplazarlo sucesivamente el domingo y el lunes pasados, debido a los fuertes vientos que afectaban a esta zona de Florida.
Por culpa a las nubes que cubrían la zona, los técnicos de vuelo también tuvieron que dejar pasar las dos ocasiones de aterrizar en la pista del Centro Espacial Kennedy, en Cabo Cañaveral.
El tiempo sobre Edwards no era tampoco muy bueno, ya que fue catalogado como «aceptable», pero la dirección de la misión consideró que era suficiente para realizar la maniobra de reentrada en la atmósfera y aterrizaje.
Finalmente, el transbordador, manejado por el piloto Marck Polansky y el comandante Kenneth Cockrell, se posó y deslizó suavemente por la pista de aterrizaje de Andrews, después de realizar 202 órbitas alrededor de la Tierra.
Los aterrizajes en Edwards son muy infrecuentes, ya que la NASA debe colocar el transbordador sobre un Jumbo 747 y transportarlo de vuelta a Florida, una operación que cuesta en torno a un millón de dólares.
La última ocasión que ocurrió esto fue en octubre pasado, pero esa era la primera desde 1996. Edwards fue el principal punto de aterrizaje de los transbordadores espaciales hasta comienzos de los años 90, cuando esa operación se trasladó a Cabo Cañaveralpara ahorrar costes.