ASTRONAÚTICA (Inicio)

Proyecto Mercury
Programa Géminis
Programa Apolo
Enterprise
Columbia
Challenger
Atlantis
   Atlantis I
   Atlantis II
   Atlantis III
   Atlantis IV
   Atlantis V
   Atlantis VI
   Atlantis VII
   Atlantis VIII
   Atlantis IX
   Atlantis X
   Atlantis XI
   Atlantis XII
   Atlantis XIII
   Atlantis XIV
   Atlantis XV
   Atlantis XVI
   Atlantis XVII
   Atlantis XVIII
   Atlantis XIX
   Atlantis XX
   Atlantis XXI
   Atlantis XXII
   Atlantis XXIII
   Atlantis XXIV
   Atlantis XXV
   Atlantis XXVI
   Atlantis XXVII
   Atlantis XXVIII
   Atlantis XXIX
   Atlantis XXX
   Atlantis XXI
   Atlantis XXII
Discovery
Endeavour
Estación Espacial Mir
Estación Espacial ISS
Programa Ariane
Tecnología STS
¿Donde está la ISS?
Viaje a Marte
Motores Iónicos

 

@José Miguel Esteban

PROGRAMA SHUTTLE ATLANTIS (30) STS-125


Tripulantes: Gregory C. Johnson, John M. Grunsfeld, Scott Altman, K. Megan McArthur, Michael Massimino, Andrew Feustel, Michael T. Good.
Duración de la misión: 11 al 24 de Mayo de 2009

Objetivos de la Misión: Telescopio Espacial Hubble.
Reparar e instalar nuevos instrumentos que le dotarán de una mayor potencia óptica.

Lunes, 11 de Mayo de 2009
El transbordador 'Atlantis' ha despegado con éxito hacia el telescopio espacial 'Hubble', en una misión que debe dar un 'lavado de cara' al mítico observatorio, reparar sus fallos y llevar nuevos instrumentos científicos, más potentes, que nos desvelen más misterios del pasado y el presente del Universo. Siete astronautas de la NASA viajan hasta esta instalación científica, que lleva 19 años a casi 600 kilómetros de la corteza terrestre como un gran ojo abierto al cosmos profundo. Tras su paso, se espera que el 'Hubble' siga enviando imágenes espectaculares del espacio exterior hasta 2014.


La misión, que durará 11 días, supone un tremendo reto para la tripulación que, desde Cabo Cañaveral (EEUU) parte en el transbordador 'Atlantis'. Se trata de la quinta misión para mejorar al 'Hubble' desde su lanzamiento en 1990; en este caso, para realizar delicadas operaciones mecánicas en el sofisticado entramado del telescopio. Durante cinco de esos días, cuatro de los astronautas realizarán otros tantos paseos espaciales, de entre seis y siete horas cada uno. En el primero de ellos, colocarán una nueva cámara WFC3 (Wide Field Camera), que sustituye a la vieja WFC2. Se trata de un instrumento que, según la NASA, permitirá observar galaxias más lejanas y primitivas que las que ahora se consiguen y nos acercará a sus orígenes.

En el camino, la potente cámara proporcionará información de la misteriosa energía oscura. Y además, como será capaz de captar imágenes a través de las ondas infrarrojas y ultravioletas, aseguran en la Agencia Espacial Europea (ESA) que habrá una oportunidad única de ver si hay agua o hielo en objetos de nuestro Sistema Solar.

Esta cámara es complementaria del ACS (Advanced Camera for Surveys) o cámara de sondeos, que también tendrá que ser reparada durante la misión porque no funciona bien desde enero de 2007. "Con la WFC3 y la ACS tendremos la primera oportunidad de tomar imágenes diferentes al mismo tiempo. Si se quiere tener un álbum completo de la familia del Universo, se necesita mirarlo desde diferentes longitudes de onda", ha señalado Dave Leckrone, responsable científico de la misión. El otro novedoso instrumento que llevarán a bordo en el 'Atlantis' es un Espectógrafo Cósmico de los Orígenes (COS, en inglés). Sustituirá al COSTAR, un sistema que corrigió un defecto el espejo primario del telescopio y que fue instalado en 1993.

El COS es un dispositivo capaz de detectar la débil luz de los cuásares (objetos que emiten energía electromagnética) y que puede registrar los cambios en esa luz cuando atraviesa zonas de nubes de gas entre galaxias que están muy distantes. Con estos datos, los astrónomos determinarán la composición química y la localización de la materia, dando información clave sobre la estructura del Universo. La segunda de las reparaciones importantes será la del STIS, un espectrógrafo de imágenes que también está estropeado desde hace tiempo.

Pero el trabajo no acabará con estas tareas. Los astronautas encargados de los trabajos en el exterior -en concreto, Michael Good, John Grunsfeld, Andrew Feustel y Mike Massimino- tendrán que reemplazar baterías que llevan casi dos décadas en activo, reponer algunos giroscopios y reemplazar un sensor. El observatorio más poderoso «Continuando su misión de servicio, el 'Hubble' llegará a ser el más poderoso observatorio que jamás hemos tenido y seguirá pivotando las observaciones astrofísicas en la próxima década», ha señalado Bol Fosbury, responsable del Telescopio Espacial de la ESA.

De hecho, la agencia europea contribuyó con un 15% al desarrollo del telescopio y ese es el porcentaje de tiempo de observación del que dispone en esta, aunque lo amplía hasta el 20%. Aunque la instalación de los dos nuevos instrumentos y reemplazar los viejos será delicado, la NASA reconoce que la parte más difícil será arreglar lo que no funciona, y que no fue diseñado para ser reparado. Por ejemplo, arreglar es espectrógrafo supondrá quitar más de 100 tornillos para acceder a una tarjeta electrónica que tienen que sustituir. Además, los astronautas deberán revistar el escudo térmico del transbordador 'Atlantis'antes de su vuelta, un repaso imprescindible desde el accidente del Columbia. en el que utilizarán el brazo robótico que lleva la nave. ¿Y si detectan un fallo en algunas de las placas de aislamiento? Lo que está claro es que no podrían llegar de ninguna manera a la Estación Espacial Internacional para volver, desde allí, a casa.

Por ello, en la NASA ya tienen preparado en Cabo Cañaveral otro transbordador, el Endeavour, para que vaya al rescate de la tripulación en cuestión de días. Mientras, los siete astronautas deberían permanecer en un espacio que los propios técnicos reconocen que es reducido para tantas personas.

El comandante de la misión, Scott Altman, cree que no será necesario: "Hemos llevado a cabo grandes mejoras en el tanque externo y siempre podemos detectar el fallo, evaluar su gravedad y solucionarlo, o esperar a que vengan a por nosotros. El riesgo es bajo para una rentabilidad que será enorme". A lo largo de sus 19 años de funcionamiento, son muchos los hitos científicos que ha logrado el 'Hubble'. Quizás el más llamativo fue la detección de un objeto de hace 13.000 millones de años, cuando se calcula que el Universo tiene una edad de 13.700 millones de años. También descubrió indicios de los agujeros negros. Detectan daños leves en el 'Atlantis' tras el despegue.

Imagen de los daños que podrían afectar al fuselaje del 'Atlantis'

Miércoles 13 de Mayo de 2009
El transbordador Atlantis, que despegó de Cabo Cañaveral en una misión de reparación del telescopio Hubble, sufrió daños leves en su cobertura térmica durante el despegue, que no parecen tener importancia, según ha informado la NASA. En un comunicado, el director de vuelo, Tony Ceccacci, informó de que, en una inspección de 10 horas realizada por la tripulación del Atlantis, se detectaron arañazos en una de las placas térmicas que recubren el transbordador, en una zona de unos 50 centímetros. Cedacci indicó que, a primera vista, el daño encontrado "parece ser menor y no supone una preocupación", si bien los expertos tendrán que analizarlo para averiguar si la cubierta térmica del transbordador "está en buen estado".

Jueves 14 de Mayo de 2009

El telescopio 'Hubble' enganchado al brazo robótico del 'Atlantis'

La tripulación del transbordador 'Atlantis' ha logrado enganchar con un brazo robótico el telescopio espacial 'Hubble', que orbita a 560 kilómetros de la Tierra, y atraerlo hasta su bodega, donde se ha quedado acoplado para someterse a una serie de reparaciones, según ha informado la NASA. Ahora, la tripulación tiene cinco días para trabajar en el telescopio, en unas labores que implican un cierto nivel de riesgo, ya que estarán orbitando en una zona donde circula una gran cantidad de basura espacial.

Viernes 15 de Mayo de 2009
La tripulación del transbordador Atlantis ha concluido con éxito la primera jornada de trabajo para mejorar el funcionamiento del telescopio Hubble, que desde hoy cuenta con una nueva y poderosa cámara para fotografiar el espacio. Después de siete horas y 20 minutos de trabajo en el exterior del transbordador, en el espacio abierto, los astronautas John Grunsfeld y Andrew Feustel lograron sustituir la vieja cámara del Hubble por una nueva capaz de escudriñar el cosmos en mayor profundidad. Los astronautas se encontraron con algunos problemas para desatascar un cierre obstruido, pero finalmente lograron sustituir la vieja cámara Wide Field Planetary, de 15 años de antigüedad, por otra mucho más poderosa, del tamaño de un piano de pared.

La NASA dejó claro que con este nuevo instrumento, el telescopio, que ha transmitido a la humanidad imágenes increíbles de las profundidades del Universo antes invisibles para los telescopios en tierra, será capaz de captar fotografías más grandes, claras y detalladas. Tras los trabajos de sustitución, la cámara vieja fue depositada en el Atlantis, que la devolverá a la Tierra, donde será expuesta en el Museo Espacial de Washington.

Los astronautas, durante la reparación de los giroscopios en plena caminata espacial.

Sábado 16 de Mayo de 2009
Los especialistas Michael Good y Mike Massimino instalaron el viernes seis giroscopios y una nueva batería en el telescopio 'Hubble', en la segunda caminata espacial de la misión de la NASA, que duró ocho horas, la octava más larga de la historia. La segunda caminata espacial de la misión STS-125 del transbordador Atlantis para mejorar la capacidad y efectuar una serie de reparaciones del telescopio espacial, se inició con el primer rayo de luz y sobre las 15.15 horas el equipo de la NASA había cumplido con todos los objetivos prefijados. La tarea de Good y Massimino era reemplazar las tres unidades sensoriales del 'Hubble'. Cada unidad incluye dos giroscopios que ayudan al telescopio a enfocar, indicó la NASA en su resumen final de la caminata espacial. Los astronautas no pudieron colocar una de las tres unidades, pero fueron capaces de instalar una de repuesto con dos giroscopios.

Reemplazamiento de baterías Los dos especialistas espaciales también reemplazaron un módulo de batería instalado hace 19 años con uno nuevo en una parte del telescopio. El lunes los especialistas John Grunsfeld y Andrew Feustel cambiarán otro módulo. Las baterías suministran energía al telescopio cuando la sombra de la Tierra lo deja en la oscuridad y sus paneles solares no están expuestos al sol. El control en el Centro de Operaciones para Telescopios Espaciales de la NASA en Maryland confirmaron que los seis giroscopios habían sido instalados y que la nueva batería ha superado las pruebas preliminares de funcionamiento.

El comandante Scott Altman y la especialista de la misión Megan McArthur completaron una inspección de 40 placas térmicas de la cobertura del transbordador Atlantis, que no podían ser revisadas el martes.

Lunes 18 de Mayo de 2009
La segunda salida al exterior del transbordador Atlantis sería más larga de lo previsto inicialmente. Debía durar 6 horas y media, pero problemas técnicos con una de las unidades RSU prolongaron la estancia.
Todo empezó a las 12:47 UTC del 15 de mayo, con la despresurización de la esclusa del vehículo. Michael Good y Mike Massimino adoptaron sus posiciones frente al telescopio Hubble e iniciaron la delicada tarea de sustituir las tres RSU (Rate Sensing Units) por unidades nuevas. Cada una de ellas lleva dos giroscopios, y sirven para que el observatorio pueda orientarse con toda precisión hacia los objetivos astronómicos. La extracción de las unidades viejas no significó un gran problema, como tampoco la instalación de dos de sus reemplazos. Sin embargo, la tercera se negó a ser encajada en su lugar, debido a la escasa tolerancia disponible. Previsora, la NASA había incluido en la carga una cuarta RSU, que sí pudo ser colocada en su punto de destino. Por otro lado, los astronautas retiraron uno de los módulos de batería originales (el de la zona 2, diseñado para durar sólo 5 años) y colocaron en su lugar uno nuevo. Completadas estas tareas, el control de tierra certificó que todos los equipos habían superado la prueba. De regreso al interior del Atlantis, Massimino y Good represurizaron la esclusa a las 20:45 UTC.

Con casi 8 horas, su EVA se había convertido en la octava más larga de la historia. Antes de terminar el día, Scott Altman y Megan McArthur usaron el brazo robótico de la nave para inspeccionar unas cuarenta losetas térmicas que quedaron pendientes días atrás. Los resultados fueron satisfactorios. La tercera salida extravehicular, por su parte, estaría protagonizada por John Grunsfeld y Drew Feustel, quienes deberían extraer el complejo óptico COSTAR e instalar en su lugar el instrumento COS (Cosmic Origins Spectrograph).

Recordemos que el sistema COSTAR (Corrective Optics Space Telescope Axial Replacement) fue diseñado para corregir los problemas ópticos del observatorio por un error de diseño en el espejo principal. Dado que todos los instrumentos científicos del Hubble ya llevan dentro de ellos la óptica correctora, el COSTAR ha dejado de ser necesario, y su lugar puede usarse para otro aparato, tal y como fuera originalmente concebido el telescopio. Grunsfeld y Feustel abrieron la escotilla exterior a las 13:34 UTC del 16 de mayo, e iniciaron una EVA durante la cual no encontraron dificultades. Su primera tarea fue acceder al COSTAR y sacarlo del telescopio, para llevarlo a la bodega del Atlantis y anclarlo allí para el regreso a la Tierra. Su lugar está ahora probablemente en un museo, después de 16 años de actividad crucial, ya que ha permitido al Hubble alcanzar los éxitos por los que es conocido. A continuación, los dos astronautas insertaron el instrumento COS, que permitirá obtener imágenes en el ultravioleta cercano y lejano. Satisfechos con el trabajo realizado, pasaron a uno más difícil: la reparación de la cámara ACS (Advanced Camera for Surveys). La ACS dejó de funcionar en 2007, cuando su fuente de alimentación de reserva sufrió un cortocircuito.

El sistema no había sido diseñado para su reparación durante un paseo espacial, de modo que los ingenieros prepararon herramientas especiales. Los astronautas retiraron 32 tornillos para retirar un panel, accedieron a su interior y reemplazaron cuatro circuitos impresos y la propia fuente de alimentación. Desde la Tierra se comprobó que todo funcionaba perfectamente, quedando pendiente la recalibración del instrumento para más adelante. El paseo finalizó con el cierre de la escotilla exterior.

En total, había durado 6 horas y 36 minutos. La cuarta EVA resultó ser de nuevo todo un reto. Comenzó con la apertura a las 13:44 UTC del 17 de mayo de la escotilla externa, a través de la cual salieron Massimino y Good. Su objetivo sería reparar el instrumento STIS (Space Telescope Imaging Spectrograph), cuya fuente de alimentación dejó de funcionar en 2004. Si la retirada del gran número de tornillos (111) ya probó ser muy difícil, la presencia de un pasamanos cercano la hizo aún peor. Hubo que romper el citado pasamanos, ya que uno de sus tornillos se rompió a su vez, para poder dejar el paso libre. Después de eso, la reparación pudo llevarse a cabo sin mayores contratiempos, y el control de tierra confirmó que el STIS volvía a funcionar. Sin embargo, el Hubble se colocó a sí mismo en “modo seguro” durante los ensayos, debido a una temperatura excesivamente baja.

Las pruebas se reanudarían más adelante. La segunda tarea prevista para la salida, la instalación de una manta térmica en el exterior de la zona 8 del telescopio (NOBL), tuvo que ser dejada para la última caminata espacial, debido al retraso acumulado durante la cuarta. En efecto, cuando Massimino y Good cerraron la escotilla, a las 21:39 UTC, habían completado, con 8 horas y 2 minutos, una de las EVA más largas de la historia.

Lunes 25 de Mayo de 2009
El transbordador Atlantis regresa a la Tierra aterriza en la base de la Fuerza Aérea Edwards.

El transbordador espacial Atlantis ha aterrizado finalmente hoy en la base de la Fuerza Aérea Edwards, en California, tras varios aplazamientos en el Centro Espacial Kennedy de Florida debido al mal tiempo y después de concluir con éxito la misión de mejorar la capacidad del telescopio espacial Hubble.

El aterrizaje se llevó a cabo sin contratiempos en medio de unas condiciones climatológica óptimas. El control de la misión dio la bienvenida por radio a sus siete tripulantes y les felicitó por su trabajo.

El comandante de la misión, Scott Altman, aseguró que "ha sido un gran viaje" y agradeció a todos los equipos que han trabajado en diferentes partes del país para garantizar su vuelta. Además de Altman, la tripulación está compuesta por el piloto Gregory C. Johnson, la especialista Megan McArthur y los astronautas Andrew Feustel, John Grunsfeld, Mike Massimino y Michael Good.

Dos días esperando a aterrizar

La NASA había aplazado previamente el primer aterrizaje del transbordador espacial previsto para las (14:09 GMT)de hoy en el Centro Kennedy de Florida por las continuas tormentas, que impidieron su vuelta tanto ayer sábado como el viernes. Hasta el momento, la agencia espacial había intentado evitar la opción de la base Edwards por el coste que implicará llevar al Atlantis de la costa oeste hasta la costa este de EEUU, cifrado en 1,8 millones de dólares.

Durante su misión, que estaba previsto que durara once días, los astronautas realizaron cinco caminatas espaciales en las que sustituyeron baterías y actualizaron los sistemas del telescopio Hubble, puesto en órbita por el Discovery hace 19 años y que con las últimas reparaciones podrá seguir operando durante cinco años más. Entre los nuevos accesorios, el Hubble cuenta ahora con un espectrógrafo de los orígenes cósmicos, con el que observará la luz emitida por quásares extremadamente alejados de la Tierra para ver cómo cambia a medida que atraviesa los gases entre galaxias distantes. Esto permitirá que los científicos sepan de qué están compuestos esos gases, cómo han cambiado a lo largo de los tiempos y en qué forma afectan a las galaxias. Además, una nueva cámara agregada al Hubble permitirá la toma de imágenes de gran escala y extremadamente claras y detalladas dentro de una gama muy amplia de colores.