ASTRONAÚTICA (Inicio)

Proyecto Mercury
Programa Géminis
Programa Apolo
Enterprise
Columbia
Challenger
Atlantis
   Atlantis I
   Atlantis II
   Atlantis III
   Atlantis IV
   Atlantis V
   Atlantis VI
   Atlantis VII
   Atlantis VIII
   Atlantis IX
   Atlantis X
   Atlantis XI
   Atlantis XII
   Atlantis XIII
   Atlantis XIV
   Atlantis XV
   Atlantis XVI
   Atlantis XVII
   Atlantis XVIII
   Atlantis XIX
   Atlantis XX
   Atlantis XXI
   Atlantis XXII
   Atlantis XXIII
   Atlantis XXIV
   Atlantis XXV
   Atlantis XXVI
   Atlantis XXVII
   Atlantis XXVIII
   Atlantis XXIX
   Atlantis XXX
   Atlantis XXI
   Atlantis XXII
Discovery
Endeavour
Estación Espacial Mir
Estación Espacial ISS
Programa Ariane
Tecnología STS
¿Donde está la ISS?
Viaje a Marte
Motores Iónicos

 

@José Miguel Esteban

PROGRAMA SHUTTLE ATLANTIS (5) STS-34


Tripulantes: Donald E. Williams (2) – Michael J. McCulley (1) – Franklin R. Chang Diaz (2) – Shannon W. Lucid (2) – Ellen S. Baker (1)

Duración de la misión: del 18 al 23 de Octubre 1989

 

Objetivo de la Misión: Sonda Galileo a Júpiter, Galileo Shuttle Solar Backscatter Ultra-Violet; (SSBUV)
La misión principal del Atlantis es el despliegue de la Sonda Galileo a Júpiter.

Miercoles, 18 de Octubre de 1989
La Galileo fue liberada en órbita terrestre por el transbordador Atlantis para una compleja travesía científica de una década por el Sistema Solar con destino final en Júpiter.

El objetivo central: estudiar la atmósfera del planeta, sus satélites y la magnetósfera de la región durante dos años, a partir de 1995.
Bautizada en homenaje al astrónomo italiano que descubrió las lunas mayores de Júpiter con el primer telescopio astronómico jamás construido, en 1610, el laboratorio Galileo involucró en su construcción a la agencia espacial norteamericana, NASA, y a la Agencia Espacial Europea (ESA). En sus experimentos toman parte científicos de seis países.
Al igual que anteriores misiones interplanetarias, Galileo se vale del campo gravitacional de los cuerpos celestes para impulsarse hacia su siguiente etapa.
Para ello se aproxima a los planetas, satélites y asteroides en un ángulo extremadamente preciso como para ser levemente atrapado pero no tanto como para entrar en órbita o estrellarse contra ellos.
La Galileo tomó esta impresionante imagen de la Tierra y la Luna en una de sus dos pasadas por las inmediaciones de nuestro planeta.
Una vez liberada, se tomó 38 meses en un pingpong sideral que comenzó poniendo proa a Venus para reimpulsarse de regreso a la Tierra, sobrepasarla en una dirección y volver a sobrevolarla en sentido opuesto para ganar velocidad y abandonarla definitivamente rumbo a Júpiter el 8 de diciembre de 1992.
En cada pasada rasante sus instrumentos recogieron enormes cantidades de información de cada cuerpo y los científicos afinaron sus habilidades para gobernarla en la etapa más difícil, el Tour Orbital de Júpiter, que comenzó en 1995 y continúa.
En sus dos cruces del cinturón de asteroides, Galileo tomó las primeras imágenes de primer plano de esos cuerpos que, se supone, son restos de un planeta destruido. En octubre de 1991 su objetivo fue el asteroide Gaspra, y en agosto de 1993, Ida, en cuyos alrededores descubrió la primera luna de un asteroide.
A fines de 1994, la Galileo fue el observador que en mejor posición estaba para registrar el impacto, a lo largo de seis días, de 20 fragmentos del cometa Shoemaker-Levy contra Júpiter.
Europa y Io, dos de las cuatro grandes lunas de Júpiter, fotografiadas por Galileo en 1996.
En diciembre de 1995 liberó una sonda que se internó en la densa y recalentada atmósfera del gran planeta gaseoso, y comenzó el Tour Orbital de 23 meses, que contempla once vueltas alrededor de Júpiter con diez sobrevuelos de tres de sus cuatro grandes satélites, Ganimedes, Io y Europa.

La misión sufrió un golpe serio en 1991, cuando la antena de alta ganancia imprescindible para enviar a Tierra grandes flujos de información, se atascó mientras era desplegada.
Los intentos de los científicos por destrabarla recalentando y enfriando la estructura de la antena no dieron resultado. Sin embargo, el ritmo de transmisión de la única antena disponible a partir de allí, la de baja ganancia, fue sustancialmente mejorado usando los sistemas de a bordo para aumentar la compresión de los datos transmitidos, modificando el sistema de codificación de información y actualizando los equipos receptores en tierra.
Esta sonda, lanzada en 1989, utilizó la gravedad de Venus y la Tierra para propulsarse hacia Júpiter en un viaje que duró seis años. Al situarse en órbita, desprendió otra pequeña sonda que analizó la atmósfera del planeta durante 57 minutos antes de quedar destruida por la presión atmosférica.
La sonda Galileo ha estudiado los cuatro satélites más importantes de Júpiter y su sistema de nubes variables.
Después del objetivo cumplido, aterriza en la pista 23, de la Base Aérea de las Fuerzas Aéreas de Edwards, California. La misión tuvo una duración de cuatro días, 23 horas, 39 minutos, 21 segundos. El transbordador volvió a Cabo Cañaveral el 29 de Octubre de 1989.